Artículos

El “aplauso”, aliento del alma.

El “aplauso”, aliento del alma.

El actor en repetidas ocasiones afirma que el "aplauso" es el alimento del alma.

¿Pero de donde viene la costumbre de juntar las manos de manera repetida para hacer ruido?

Aplaudir, expresar de manera tácita el gusto por un espectáculos u acción puede remontarse hasta la antigua Roma, cuando en el famoso Coliseo, los gladiadores daban sangre, vida y sudor en defensa de su "casa o amo". Golpear los dedos con fuerza, agitar un pañuelo blanco o juntar las palmas es una ofrenda del público a  quien realiza un espectáculo. En el Siglo IV y V con el Cristianismo en pleno crecimiento el aplauso ya era un acto oficial de admiración y respeto.

 

Otras noticias