Noticias

SE CIERRA EL TELÓN DE UN GRAN ACTOR DE NOMBRE GONZALO VEGA

SE CIERRA EL TELÓN DE UN GRAN ACTOR DE  NOMBRE GONZALO VEGA

Fuente-FIDTEATROS.

La tercera llamada en esta ocasión, justamente el 10 de octubre de 2016 fue de manera definitiva para el primer actor Gonzalo Vega. Su carrera es tan amplia como los aplausos que pudo acumular a lo largo de su larga trayectoria artística.

Como buen artista y posiblemente hasta como buen rebelde de la época de los años sesenta, decidió abandonar sus estudios de Filosofía y Letras en la máxima casa de estudios, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

La siguiente parada no sería fácil pero posiblemente si más satisfactoria. Iniciar de lleno una carrera de estudios en el Centro Universitario de Teatro (CUT).

Llegó el año de 1968, un momento histórico para muchos del cual se ha hablado, escrito e investigado, pero para Gonzalo Vega el 68 fue el iniciar su prueba ante los ojos del respetable con la obra “La ronda de la hechizada” en el Teatro Tepeyac. Muchos podrían decir que las casualidades no existen pero los Teatros del IMSS fueron una constante en su vida, un espacio para iniciar y culminar una carrera entregada a los tablones, ensamblados por los hermanos Prieto.

Los años pasaron y el nombre de Gonzalo Vega pasaba de marquesina en marquesina a los anuncios de la pantalla grande hasta llegar a la pantalla chica y un día sin querer junto con María Rubio detuvieron al país. “Cuna de Lobos” se consolidaba como el melodrama de mayor audiencia y noche a noche millones de familias mexicanas veían a Catalina Creel, José Carlos Creel, Alejandro Larios Creel y todo un gran elenco hacer literalmente historia en la televisión mexicana.

Gonzalo Vega en efecto no fue un “Noble”, ni tampoco una “Muchachita” a lo mejor si un “Corazón Salvaje” con “Una vida en el espejo”. También pudo cargar con “Las Caras de la Luna” en “Los renglones torcidos de Dios” y dar a luz a una familia que hoy se consolida por su talento en el ambiente artístico. Marimar, Zuria y Gonzalo dejaron hace años de hacer pininos y los tres son protagonistas y portan con orgullo el apellido de su padre.

La luz de vida se ha apagado para Gonzalo Vega y sin importar cuanto haya realizado. La Señora Presidenta es ahora el personaje que más extrañará a su creador al ser que le dio ánima y el Teatro Hidalgo así como el Tepeyac posiblemente hasta por sus años ya no lloran porque se han ido acostumbrando a decir adiós a sus creadores, arquitectos, ingenieros, técnicos, actores, público pero a lo mejor una pared, la más recóndita de ellas, la que nadie ve, la que ni siquiera el sol puede tostar en dichos inmuebles a lo mejor esa pared del Teatro Hidalgo o del Tepeyac extrañará a este actor a Gonzalo Vega y su carismática Martina a …“La Señora Presidenta”.

 

Otras noticias