Noticias

ELS JOGLARS IDENTIFICA A LOS PEQUEÑOS DÉSPOTAS DE LA CASA

ELS JOGLARS IDENTIFICA A LOS PEQUEÑOS DÉSPOTAS DE LA CASA

Fuente-El País.

Los niños se han convertido en tiranos, en pequeños monstruos capaces de imponer su voluntad, déspotas que hacen lo que quieren con total impunidad. Así ve la infancia la compañía catalana Els Joglars que presenta su espectáculo VIP en el Festival Cervantino, que se celebra en Guanajuato (México). En él lanza la más mordaz de sus miradas a la educación actual y dirige ese humor ácido, que tanto les caracteriza, hacia los padres que no “marcan los límites a sus hijos”, asegura el director del grupo teatral, Ramón Fontserè.

La obra convierte el escenario en el interior de un útero, un paritorio o el aula de una escuela. Y en todos esos espacios son siempre los más pequeños los que dictan las normas. Su comportamiento airado, su soberbia y el desprecio hacia sus padres desatan la risa entre el público, se convierten en el motivo de las carcajadas de un patio de butacas en el que también se advierten rostros ruborizados.

“VIP es catártica, en algún momento te sientes identificado. Ahora la procreación se ha vuelto algo extraordinario; se llega a hacer fotos en tres dimensiones del feto. Incluso los señores se mimetizan tanto con las señoras que también tienen antojos y se les hinchan lo pies. Hay unas exageraciones cómicas, que van muy bien para el teatro, pero que no creo que sean necesarias”, defiende Fontserè.

Acostumbrados a meter el dedo en las llagas de la sociedad, Els Joglars presenta un espectáculo que comienza con la procreación del niño y acaba con su coronación, a los 8 o 9 años, cuando alcanza “el máximo ratio” de superioridad. Ese momento marcará el comienzo de una adolescencia “solitaria y triste”, alejada definitivamente de aquel reino de impertinente vanidad que dominaba con destreza.

Los niños se convierten en Very Important Persons (VIPs), en amos y señores de la situación. Son aprendices de tirano que acostumbran a ir acompañados “por una corte” de bufones incumpliendo toda clase de reglas y normas. Les rodea el halo de la permisividad y se aprovechan del fin del autoritarismo y la meritocracia que, a juicio de Fontserè, ha caracterizado la educación actual.

“Los maestros se sienten indefensos ante esta situación y de hecho es un problema muy grande y un importante tabú social. Antes en la escuela te pegaban. No es lo de aquellos años, pero desde luego tampoco es esto”, comenta.

En un espectáculo muy ceremonial, acompañado de una música ritual, Els joglars señala al modelo de sociedad actual como la razón última de que se estén creando “pequeños monstruos y tiranos”. Las largas jornadas laborales impiden a los padres estar junto a sus hijos y esto “les genera un sentimiento de culpa que les lleva a terminar por permitirlo todo”.

“Lo hacen con buena intención. Tratan de dar a sus hijos lo que ellos no han tenido, pero olvidan marcar unos límites. Esto que hemos observado ocurre en todas partes: restaurantes o aeropuertos, da lo mismo donde estén, siempre son esos pequeños VIPs los que hacen ir de culo a la sociedad”, señala Fonteserè.

Estos padres que han convertido a sus hijos en tiranos consentidos quedan evidenciados en esta obra de Els Joglars, una compañía cuyo humor lleva 55 años enfureciendo a distintos sectores de la sociedad. La Iglesia, el Estado, el Ejército, el nacionalismo,… pocos se han librado de la ironía crítica con la que han mirado la realidad. Su humor más mordaz permite digerir ciertos episodios de la actualidad, aunque algunos de ellos superen con creces su excentricidad. Así ocurre con la situación política española, señala Fontsè, en busca de Gobierno desde hace meses. “Si Pavía entró con el caballo en el Congreso de los Diputados, Tejero con una pistola, la otra le ha dado la teta y dos se han besado qué más vamos a hacer nosotros en escena”, defiende con sarcasmo.

Otras noticias